Escapadas
Destino Pueblo Mágico Pueblo Mágico

Tlaxco

Recorre sus haciendas y bebe pulque, acampa en sus bosques, haz rapel y escalada, disfruta su feria de queso y pulque.

Más información
Clima Actual algo de nubes 21
Húmedad 37%

Hoteles en Tlaxco

Más opciones de hoteles

Restaurantes en Tlaxco

Más opciones de restaurantes

Tours en Tlaxco

Más opciones de tours

Inspírate

Servicios en Tlaxco

Hoteles Hoteles Restaurantes Restaurantes Tours Tours

Su magia

Entre montañas boscosas, llanuras cubiertas de magueyes y una gran laguna, aparece Tlaxco; un pueblo de raíces otomíes que conduce parte de su vida en la fermentación y extracción de pulque; en hacer deliciosos quesos y en crear interesantes piezas de madera. Las calles de su centro están custodiadas por las torres de su parroquia y la cantera rosada de la Capilla de Lourdes. Aquí, el caminante es acompañado por un azulado cielo que encaja perfecto con los colores de las haciendas y el intenso amarillo de su capilla del Santo Calvario.

El motivo

Sus haciendas pulqueras

  • Por siglos, la economía de Tlaxcala se basó en la producción del pulque. Sus haciendas, en conjunto, producían miles de litros de esta bebida que era llevada en barriles a la Ciudad de México.
  • Hacienda Tepetzala es un icono en la producción agrícola, del pulque y ganadera. Aún conserva sus características arquitectónicas.
  • Hacienda Xochuca posee 150 hectáreas de sembradíos y aquí se dedican a la extracción y fermentación del pulque.
  • Ex Hacienda Xalostoc fue una de las más ricas de la región. Ahora ofrece servicio de hospedaje y espacios para eventos. En 2001 ganó el Premio Nacional de Restauración Histórica.
  • Ex Hacienda San Buenaventura (pulquera) data del siglo XVIII y conserva su fachada original.

Lo básico

Recorrer las haciendas pulqueras y conocer todo de esta bebida: desde los campos, el corte, la extracción y la fermentación.

Imprescindibles

  1. Conocer los retablos del siglo XVIII de la Parroquia de San Agustín.
  2. Tomar pulque en las haciendas Xochuca y Tepetzala.
  3. Pernoctar en una hacienda o centro ecoturístico.