Escapadas
Destino

Ozumba

Aquí se conservan dos joyas virreinales: la Parroquia de la Purísima Concepción, con sus detalles barrocos y murales y la Capilla de San Francisco con su notable altar churrigueresco y lienzos antiguos. Quien lo visite en martes, debe caminar por su tianguis lleno de productos frescos, animales y mucha rica comida.

Más información
Clima Actual algo de nubes 14
Húmedad 51%

Servicios en Ozumba

Pueblo con Encanto

Ozumba forma parte de la Ruta de los Volcanes, emblemática no solo por el cobijo de dos colosales volcanes también por el recuerdo de Son Juana Inés de la Cruz. En sus calles puedes ver dos de las joyas virreinales más interesantes del estado: en primer lugar la Parroquia de la Purísima Concepción, de 1697. Además de su elegante fachada, esta iglesia conserva numerosos detalles barrocos espectaculares, como el retablo del ábside, una tribuna con celosías en lo alto del crucero –desde donde los frailes escuchaban misa– y unos murales que pertenecían al viejo convento franciscano que se alzaba aquí en tiempos de Sor Juana. En segundo lugar, debes visitar la Capilla de San Francisco. Aunque pequeñita, tiene un notable altar churrigueresco y valiosos lienzos antiguos.

Cuando hayas disfrutado estas dos joyas de arte sacro, puedes consentirte con una rica comida tradicional. Una opción es visitar Ozumba en martes, pues es el día del tianguis, uno de los más coloridos e interesantes del Estado de México. Además de ver cómo se venden todo tipo de productos frescos –incluso animales de granja vivos–, puedes comer una buena cecina o tacos de carne enchilada. Otra alternativa es explorar el corredor gastronómico de la Plaza Estado de México. Aquí encontrarás desde mariscos hasta quesadillas.