Escapadas
Saltillo
Destino

Saltillo

Museos que abarcan desde la ciencia, tecnología y hasta el arte contemporáneo; pasando por recintos que cuentan la historia de los presidentes nacidos en este suelo y de los dinosaurios que lo habitaron hace millones de años. Saltillo hoy es una pujante urbe cuyo desarrollo se debe a su gente y al aprovechamiento de sus recursos.

Más información
Clima Actual cielo claro 23
Húmedad 30%

Hoteles en Saltillo

Más opciones de hoteles

Restaurantes en Saltillo

Más opciones de restaurantes

Tours en Saltillo

Más opciones de tours

Inspírate

Servicios en Saltillo

Hoteles Hoteles Restaurantes Restaurantes Tours Tours Entretenimiento Entretenimiento

En medio de un fértil valle, con abundantes manantiales subterráneos y habitado por tribus chichimecasSaltillo fue el primer asentamiento español del noreste, pues constituía el paso geográfico obligado entre la meseta central, las tierras bajas de Coahuila y Nuevo León.

Fue Alberto del Canto quien el 25 de julio de 1577 fundó esta villa. Sus primeros pobladores tuvieron la expectativa de aprovechar los recursos naturales que ofrecía el territorio para establecerse como agricultores y ganaderos a fin de convertirse en proveedores de cereales y animales de los pueblos mineros de Zacatecas y Durango, que ya despuntaban en la extracción de minerales.

A espaldas del Palacio de Gobierno se encuentra la Plaza de la Nueva Tlaxcala. Fue construida en 1991 para conmemorar el cuarto centenario de la fundación de San Esteban de la Nueva Tlaxcala, población hermana de Saltillo que estuvo conformada por tlaxcaltecas enviados, en su mayoría, del señorío de Tizatlán para poblar esta región junto a los españoles.

En aquel entonces el conquistador Francisco de Urdiñola, capitán general e a Nueva Vizcaya, les cedió las tierras. De inmediato los tlaxcaltecas eligieron sus representantes y el 4 de septiembre de 1591 se fundó el poblado, al cual se le otorgó el beneplácito de contar con un gobierno propio.

Los tlaxcaltecas que se asentaron recibieron otros beneficios como ser considerados caballeros e hidalgos y tener derecho de anteponer el título de “don” a sus nombres; además, se les permitió montar a caballo y portar armas. Para 1827, ya en la época independiente, San Esteban fue anexado a Saltillo.

A pocos pasos de la mencionada plaza se encuentra la Parroquia de San Esteban, cuya construcción comenzó después la fundación que llevaron a cabo los tlaxcaltecas. Su fachada es muy austera y sobria, no pareciera reflejar toda su historia; sin embargo, se trata del más antiguo de los templos de Saltillo. Su sencillez por dentro y fuera radica en su personalidad franciscana, orden bajo la cual se rigió desde un principio, con los preceptos de pobreza que caracterizan a esta congregación religiosa. Se convirtió en parroquia en 1768.